ZIKA VIRUS OUTBREAK: REPRODUCTIVE HEALTH AND RIGHTS IN LATIN AMERICA

ZIKA VIRUS OUTBREAK: REPRODUCTIVE HEALTH AND RIGHTS IN LATIN AMERICA

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por: Mónica Roa, The Lancet Vol 387 Issue 10021 27 Feb-4 March 2016 p. 843

En este texto publicado recientemente en The Lancet, la autora dice que la recomendación emitida a mediados de enero de 2016 por  ministros de salud de diferentes países latinoamericanos, y dirigida a las mujeres en el sentido de evitar embarazarse por 6 meses a 2 años ante  la actual epidemia del virus Zika, podría parecer fuera de lugar.

Argumenta que en Latinoamérica 56% de los embarazos son no planeados ya que gran parte de las mujeres no tienen control sobre su vida sexual y reproductiva, habida cuenta de los bajos niveles de educación sexual, el escaso acceso a anticonceptivos, la alta prevalencia de violaciones sexuales, y las barreras culturales que les impiden negociar la anticoncepción con sus parejas sexuales.

Destaca que actualmente no se está brindando información confiable a quienes ya están embarazadas acerca de los riesgos (confirmados o potenciales) que se corren durante la gestación con la infección por el virus del Zika, ni acerca de la microcefalia y las consecuencias de esta malformación, ni de cómo proceder en caso de que optasen por abortar, en los países donde el procedimiento en estas circunstancias no esté penalizado.

Los países más afectados por el Zika tienen leyes muy disímbolas al respecto. Se refiere al caso de El Salvador, en donde  muchas mujeres que han abortado purgan sentencias de prisión hasta de 40 años, y a la escasez de información respecto a los derechos en los países con una legislación más avanzada. Así que el brote de Zika en la región está exponiendo la grave y trágica situación de los derechos reproductivos en América Latina, y las mujeres que viven en la marginalidad enfrentan un doble riesgo frente al Zika: son las mujeres y niñas con menos acceso a la salud reproductiva y habitan en zonas y viviendas cuyas precarias condiciones favorecen la proliferación del mosquito vector de la enfermedad.

Termina afirmando que la crisis del Zika es una oportunidad para reducir las enormes brechas existentes en salud sexual, y acceso a anticoncepción, maternidad segura y a programas de aborto seguro, alertando acerca de que la omisión gubernamental ante la epidemia actual exacerbará las inequidades de género existentes y la injusticia social.

(Traducción y resumen de Graciela Freyermuth y Gabriel Torres)

ENLACES DE INTERÉS

REDES SOCIALES

¡Agréganos!

Facebook

¡Síguenos!

Twitter

  • escort - escort